martes, 31 de marzo de 2015

Preocupación

Es una palabra compuesta y compleja en significado y uso.

Hace un rato caminando hacia casa me pensé todo lo que quería escribir, compartir y expresar…normal, se me ha ido la fluidez, aun espero poder hilar algunos enunciados entorno a mi malestar.

Soy una persona a la que comúnmente la llaman: se preocupa demasiado. Es cierto, me preocupo mucho, aunque no comparto la idea de que eso esté mal, no si entendieran las subjetividades con las que me defino.


Me preocupa todo. Me preocupa pensar que ésa que pudiera llamarla virtud no la pueda empatizar y transmitir a mis pares. Quisiera transmitirte que el hecho de que “me clave” intentando mejorar nuestras discusiones no es sólo un hecho provocado por las hormonas; sino más bien el pesar que me deja no poder al menos intentar descansar sin embrollos en la mente. Quisiera que mis padres se preocuparan por el sentido de sus vidas y no sólo –ellos lo demuestran más- fueran un saco de hormonas de un día estoy bien y al otro mal.


Quisiera que los politicuchos europeos se “preocuparan” menos por el dichoso accidente aéreo y sus versiones fueran reales y sensatas; y si lo son ojalá los ciudadanos creyéramos más en ellos, ojalá ellos no fueran mierdas en la inmensidad. Quisiera que las personas se preocuparan más por su ambiente, por su alrededor. Quisiera que el exdueño de Gudai hubiera sentido pesar al devolvérmela y al menos despedirse de ella. ¿será tan difícil? Ni siquiera una caricia, nada. Al mismo tiempo quisiera que Gudai(Gemela) no se preocupara tanto porque la deje un rato en la veterinaria; yo regresaré, voy a estar allí. Aunque me cuesten horas y dinero que no tengo, es simple condición humana que me importe tanto otro animal, porque así quisiera importarle a los demás animales que me rodean.


Quisiera que mis preocupaciones no se tornaran extremas, a veces siento y pienso que son tantas que van acumulándose y no tendré tiempo de reflexionar y resolver cada una de ellas. ¿Se imaginan? A tan temprana edad y el acelera fastidioso en el que nos adentramos por el único hecho de ser individuales y tener una mente que bien puede pensar en problemas mundiales tanto en personales y hacerse un completo embrollo. Quisiera al mismo tiempo preocuparme por pensar en que no estoy para resolver todo, y menos si son situaciones externas.


Quisiera que las personas fuésemos más sinceras con nosotros mismos y para con los demás. Quisiera que no hubiera excusas, que la gente adoptara perros criollos y no comprara status. Quisiera que la gente no adoptara para después deshacerse de ellos porque se separaron o porque siempre han sido alérgicos y se meten a una responsabilidad inimaginable.


Siempre tengo muchas interrogantes y cosas inacabadas en la mente sobre qué hacer y el porqué de que la vida gire en torno a personas que no son lo suficientemente sensibles para empatizar con su alrededor, o de paso que no frieguen en el camino.


Pues ya, no sé, creo que el sentido de lo que quería escribir mientras lo pensaba se fue y sólo me dio diarrea de teclado. Por ahora pensaré en lo que mi papá siempre dice que dice mi abuelo (seguro es un dicho popular): no te preocupes, mejor ocúpate.

Son días, supongo que al final de cada situación sinfín todo se define en vivir.



Ñaam

1 comentario:

  1. no podremos ocuparnos de todo, si preocuparnos de mucho e ir ocupandonos con pequeñas cosas. La vida es así, pero no hay que darle la espalda a nuestras preocupaciones, ni dejarlas que invadan nuestra vida (por eso me dio colitis xD jaja) no es algo hormonal (aunque cuando estamos de hormonales intensificamos aun más nuestros estreses) como te decía cuando a penas platicabamos un poco como amigas, puto mundo! :P te amo

    ResponderEliminar